Fluorescencia del Diamante

Las 7C's Fundamentales

La fluorescencia en un diamante es el resplandor, generalmente de tono azulado, que emanan algunos diamantes al ser expuestos a la luz ultravioleta (UV). En casos raros, los altos niveles de fluorescencia pueden hacer que las piedras parezcan blanquecinas o brumosas. Aunque en su mayor parte la fluorescencia generalmente no afecta la belleza o el brillo, en algunos casos, puede hacer que los colores más bajos (I, J, K, L, etc.) aparezcan más incoloros o blancos. No obstante, los diamantes fluorescentes suelen ser más baratos y siempre que el efecto no sea fácilmente visible pueden ofrecer una buena relación calidad-precio.

Introducción

El tema de la fluorescencia del diamante ha sido objeto de acalorados debates en los últimos años, con opiniones comerciales divididas sobre su efecto en la apariencia y el valor de los diamantes.

La fluorescencia ocurre en algunos diamantes cuando están expuestos a la radiación concentrada de una lámpara UV. Las estructuras submicroscópicas en los diamantes hacen que emitan una luz visible, una fluorescencia, que generalmente es de color azul. A pesar del hecho de que la fluorescencia se usa como una característica de identificación, en lugar de un factor de calificación en la mayoría de los informes de calidad de laboratorios, su presencia en dichos informes se usa con mayor frecuencia para determinar el precio de un diamante. En la mayoría de los casos, los precios bajan cuando un diamante incoloro o casi incoloro presenta fluorescencia bajo la luz UV, debido a la percepción común de que la fluorescencia tiene un efecto negativo en la apariencia de los diamantes. Sin embargo, hay muchos que creen que la fluorescencia no tiene ningún efecto adverso; algunos incluso sostienen, que este mejora la apariencia del color.

La imagen negativa de los diamantes fluorescentes se puede atribuir a las siguientes teorías y factores:

  • Los diamantes no fluorescentes se consideran "más puros";
  • Los diamantes de fuerte fluorescencia pueden emitir una "nube" opaca que afecta la claridad y el brillo del diamante;
  • Las luces utilizadas en laboratorios GIA para realizar la clasificación, emiten una pequeña cantidad de radiación UV, por lo tanto, a los diamantes fluorescentes se les puede asignar un mejor grado de color del que merecen.

Quienes refutan la noción de que los diamantes fluorescentes son menos deseables argumentan que:

  • La luz UV no está presente en muchos entornos visuales, por lo que tiene sentido clasificar el color bajo iluminación nítida;
  • La nebulosidad encontrada en diamantes altamente fluorescentes es extremadamente rara;
  • En algunos casos, la fluorescencia puede elevar el color a simple vista, mejorando la belleza del diamante.

En un estudio realizado por el GIA en 1997, concluyó que, en la mayoría de los casos, la fluorescencia no afecta la apariencia del diamante visto boca arriba. De hecho, descubrieron que "los diamantes fluorescentes fuertemente azules tenían una mejor apariencia de color cuando se veían en la mesa" en comparación con los diamantes no fluorescentes. (Fuente: A Contribution To Understanding The Effect Of Blue Fluorescence On The Appearance Of Diamonds, por Thomas M. Moses, Ilene M. Reinitz, Mary L. Johnson, John M. King y James E. Shigley)

Antecedentes Históricos

En Europa, antes de la era de la certificación de diamantes, el color de diamante más apreciado era el "azul blanco". Este término describe diamantes de incoloro a amarillo claro con una fuerte fluorescencia azul, piedras que los comerciantes buscaban activamente gracias a su atractivo efecto de "hielo".

Más tarde se observó que la fluorescencia azul fuerte era una calidad que a veces se encontraba en las piedras brumosas con neblina, un hecho que llevó a los distribuidores en la década de 1970 a ofrecer lo que se conoció como las 'Ds lechosas' (diamantes con un grado de color D, fluorescencia azul muy fuerte, baja transparencia) a precios significativamente reducidos. Esto tuvo un efecto negativo durante los años siguientes: eventualmente, incluso los diamantes de grado F y aquellos con una fluorescencia más débil se redujeron en el precio.

¿POR QUÉ LOS DIAMANTES PRESENTAN FLUORESCENCIA?

El diamante no es otra cosa que carbono cristalizado. Este proceso ocurre aproximadamente a 75-125 millas debajo de la superficie de la tierra, generalmente donde yacen sitios volcánicos o sitios volcánicos antiguos. Un diamante se volverá fluorescente si hay rastros de boro (un mineral presente en la tierra) durante el proceso de cristalización.

Los diamantes pueden generar fluorescencia en una variedad de colores: azul, amarillo, verde, naranja y blanco - siendo el azul el más común. Se estima que alrededor del 50% de todos los diamantes tienen fluorescencia que se puede ver en condiciones especiales, por ejemplo, bajo una lámpara UV de onda larga. Mientras que alrededor del 10% presenta fluorescencia lo suficientemente fuerte como para hacer una diferencia notable en el color del diamante cuando se ve a la luz solar o con luz incandescente (bajo UV).

Existen cinco niveles de fluorescencia en el diamante descritos por el GIA: Ninguno (es decir, sin fluorescencia), débil, medio, fuerte, muy fuerte. Según el GIA Gem Trade Laboratory, la intensidad de la fluorescencia no se correlaciona directamente con el color o la claridad. En otras palabras, es posible que dos diamantes con grados de claridad y color completamente diferentes exhiban exactamente la misma intensidad de fluorescencia.

Los diferentes niveles de fluorescencia en los diamantes. Relación entre absorción y luminiscencia

La Figura A y la Figura B muestran los diferentes niveles de fluorescencia en los diamantes vistos de abajo hacia arriba y de arriba hacia abajo. Los niveles se definen como: 1. Muy fuerte, 2. Fuerte, 3. Medio, 4. Débil, 5. Ninguno.

La Figura C muestra la relación entre absorción y luminiscencia (la emisión de luz por una sustancia que ha absorbido la radiación UV). La figura muestra un electrón que se mueve desde el estado en reposo a un estado excitado (flecha norte) cuando la radiación UV se absorbe en una luminiscencia central. Cuando el electrón se mueve a un estado ligeramente más bajo, pierde parte de su energía (flecha ondulada) y no se emite luz. Posteriormente, regresa al estado base (flecha hacia abajo), liberando energía, o luz, como fluorescencia.

¿CÓMO IMPACTA LA FLUORESCENCIA EN EL PRECIO DEL DIAMANTE?

Históricamente, los diamantes de fluorescencia fuerte han sido rebajados en precio junto a sus contrapartes no fluorescentes. Por lo general, los diamantes no fluorescentes de mayor color (D-H) se venderán en un 10-30% más que las piedras similares que muestren una fluorescencia azul muy fuerte. Sin embargo, los diamantes de color más bajo (I – N) con fluorescencia muy fuerte tienen un precio hasta un 5% más alto que las piedras no fluorescentes similares. Esto probablemente se deba a la percepción de que la fluorescencia azul puede enmascarar los tonos amarillos indeseables que se encuentran en algunas piedras.

EL ESTUDIO GIA

A pesar del largo historial en debates sobre la fluorescencia y la fijación de precios, no existían estudios que examinaran la influencia de la fluorescencia azul en la apariencia de un diamante bajo condiciones normales de visualización, hasta que en 1997, el GIA realizó un experimento.

La evaluación del color en los laboratorios de clasificación se lleva a cabo bajo condiciones de iluminación y visualización cuidadosamente controladas y principalmente con el diamante colocado sobre la mesa. Sin embargo, en una joyería, showroom o sala de exposición, normalmente se examinará un diamante en una mesa y en condiciones de iluminación especiales, y probablemente cuando el artículo esta siendo usado. Con esto en mente, el GIA estableció su experimento para estudiar la influencia de la fluorescencia en una variedad de condiciones de iluminación y por observadores tanto dentro como fuera de la industria del diamante.

En el experimento, se ensambló una gama de diamantes con proporciones, claridad y simetría muy similares, pero con diferentes rangos de fluorescencia azul. Los diamantes de grados de color similares se agruparon en conjuntos para representar importantes puntos de corte comerciales. Luego, estos conjuntos se examinaron en una amplia variedad de entornos de visualización, desde las condiciones controladas que se encuentran en los laboratorios hasta las habitaciones con luz solar natural. Un total de 46 observadores se reunieron para representar tanto a la industria del diamante como al público comprador de diamantes.

Para los observadores no industriales, considerados representantes del comprador de diamantes, la fluorescencia no tuvo ningún efecto sobre el color y la apariencia. Para los observadores experimentados de la industria, el GIA descubrió que la intensidad de la fluorescencia no tenía un efecto ampliamente perceptible en la apariencia del color de los diamantes cuando se observaba en la mesa. Es más, cuando los diamantes se veían en una mesa, como si estuvieran exhibidos en joyería o en sala de exposición, los observadores experimentados, informaron que los diamantes fuertes y muy fluorescentes tenían una mejor apariencia de color que las piedras menos fluorescentes.

El GIA descubrió que, si bien el efecto de la fluorescencia en el color era más notable en las piedras con grados de color más bajos (I y K), en el mercado la influencia en el precio es mayor en las piedras con grados de color más altos (D a H). Esto desafía la percepción comercial de que la fluorescencia generalmente tiene un efecto negativo en los diamantes de mejor color. También se descubrió que, contrario a la creencia popular, los diamantes fluorescentes no son tan comunes como los diamantes no fluorescentes.

El informe de GIA concluyó que "la industria del diamante estaría mejor atendida al considerar cada diamante individual por sus propios méritos visuales".

¿DEBERÍA COMPRAR UN DIAMANTE FLUORESCENTE?

Es importante que usted esté contento con el diamante que compra. Como se explicó, la fluorescencia puede mejorar en gran medida el color y la apariencia de un diamante y no debe considerarse desfavorable; solo en casos excepcionalmente raros la fluorescencia hará que el diamante se vea lechoso, aceitoso o brumoso. Siempre se trata de una decisión subjetiva, pero la mejor opción siempre será consultar a un especialista en diamantes para asegurarse de tomar la decisión correcta antes de la compra.

Para preguntas o comentarios, por favor complete los detalles a continuación y le responderemos dentro de las 24 horas siguientes.

Llámenos al +1 6466641934 o complete los detalles a continuación y uno de nuestros expertos de 77 Diamonds le devolverá la llamada.

Para solicitar una cita con uno de nuestros expertos en nuestros showrooms de Londres, Manchester o Frankfurt, complete el formulario a continuación.

Este sitio utiliza cookies: Al continuar navegando, usted acepta el uso de cookies. Más información aquí